CÓMO ENFRENTAR EL APRENDIZAJE DE UNA LENGUA EXTRANJERA, Y NO MORIR EN EL PROCESO

Aprender lenguas extranjeras nos aporta múltiples beneficios. Existe una diferencia entre el hecho de “sobrevivir” en un país extranjero con las expresiones cotidianas básicas, y decidir aprender el idioma de manera más profunda. La segunda opción nos lleva a experimentar el beneficio de la llamada Interculturalidad. Quizás resulte hasta difícil de pronunciar esta palabra, pero su significado es una real interacción entre culturas diferentes que, conservando sus identidades propias, son capaces de reconocer y admitir otras, lo que destaca valores sociales importantísimos como el respeto y la tolerancia.

Por eso, decidir aprender un idioma requiere sumergirse no solamente en palabras y gramática, sino también en una cultura, en una nueva forma de ver las cosas, otras visiones del mundo.

Primer paso: empecé mis clases, ¿qué viene ahora?

Sin duda, seguir un aprendizaje formal en el idioma favorece enormemente a su adquisición. Sin embargo, para quienes están en este proceso, considerar los siguientes puntos resultará de gran utilidad.

No te quedes con la duda

Aprovecha tu tiempo con el/la profesor/a. Pregúntale las veces que sea necesaria la explicación. Puedes imaginar ejemplos de situaciones para comprobar y estar seguro. Apunta las palabras o expresiones que escuchas o que lees fuera de las clases y que no te resultan claras para luego discutirlas con tu profesor/a. Haz las tareas que el/la profesor/a te da revisando y releyendo tus propios apuntes (o aquellos que él/ella te envía), te permitirá recordar el contenido de cada clase y comprobar tú mismo/a tu aprendizaje. Sin embargo, no te conformes solamente con hacer las tareas, busca siempre ir un poco más allá.

Conéctate con el idioma (y con el país)

Configura todos tus aparatos electrónicos en el idioma que estás aprendiendo de modo de estar siempre en contacto con el idioma. Lee en voz alta y grábate. Ganarás confianza y seguridad en la pronunciación. Mira películas y series en el idioma. Hoy en día, tenemos tanto acceso a la información con Internet, que no hay excusa. Lee el diario, la publicidad y escucha la radio. Así, además de practicar el idioma vas a informarte sobre lo que pasa en el país. Recuerda, una gran parte del aprendizaje del idioma, es también abrirse a la comunidad que lo habla.

Interactúa (atraviesa fronteras)

Vivir en un país extranjero y no interactuar con personas nativas, es permanecer encerrado en una burbuja. Por una parte se reducen las oportunidades de practicar el idioma, y por otra se pierde la oportunidad de conocer nuevas personas, que aportarán a nuestra propia cultura. El actual contexto global en el que vivimos promueve la interconectividad, que incluye el movimiento de personas y que produce un encuentro cultural. Este encuentro ha sucedido tan rápidamente en los últimos años que en algunos casos, han tomado con sorpresa a algunas comunidades (de inmigrantes y también locales) dando lugar a algunas actitudes negativas entre las personas como el racismo, o el exagerado sentimiento nacionalista que termina cerrando el espíritu libre de las personas. Recuerda el beneficio de la interculturalidad, que suma al aprendizaje de un idioma, un aprendizaje humano.

Usa las Redes Sociales

Es innegable el aporte de la tecnología a la comunicación entre personas. Utilízalo. Usa las redes sociales para compartir experiencias con otras personas que como tú, aprenden el mismo idioma. Pero ¡ojo! no te quedes solo compartiendo con extranjeros, recuerda el consejo anterior.

Equivócate

Nos pasamos la vida tratando de no cometer errores, y no percibimos que en los errores está el verdadero aprendizaje. Así que olvida la vergüenza y comienza a hablar con errores. Toma conciencia de ellos e identifícalos. El aprendizaje significativo supone cometer errores, pero tener conciencia de aquello, es seguir avanzando en el proceso. Evita las frustraciones causadas por los errores y dale un vuelco a la situación considerando tus errores como parte del proceso y conéctate con ellos.

Respira

Aprender idiomas es un proceso. Puede durar más o menos tiempo, dependiendo de la persona, pero siempre será un proceso y como seres humanos, a veces la impaciencia puede volverse en nuestra contra. Así que respira y descansa. Recuerda que tu mente está trabajando a full analizando y asimilando las cosas nuevas que se viven estando en un país extranjero, no sólo el idioma.

Por último, es necesario tener siempre presente que somos individuos diferentes. No existe un método único que se diga efectivo para todos por igual. Porque no lo somos. Como individuos, percibimos la realidad conforme a nuestras propias experiencias, recuerdos y vivencias. El resultado es una mezcla de todo eso y es aquí donde se evidencia el hecho de que aprender un idioma es más que palabras. Y ahí se encuentra toda la belleza del asunto. Como profesora de español Lengua Extranjera, potenciar la competencia intercultural en los estudiantes tiene un valor sustancial en mi trabajo. Pues en el actual mundo globalizado, además de la competencia lingüística, es necesario comprender, aceptar y respetar otras culturas de modo que la sociedad se vuelva cada vez más solidaria e inclusiva.

Consuelo Vidal Maldonado, chilena, profesora de español Lengua Extranjera y Coordinadora en el Centro de Idiomas Español Portugués. Ha trabajado en diferentes países enseñando español a adolescentes y adultos de diferentes nacionalidades. Tiene experiencia en la elaboración de programas personalizados para extranjeros y para profesionales que requieren el idioma para fines específicos. Especializada en la enseñanza de idiomas a través del enfoque comunicativo promoviendo siempre la competencia intercultural.  Conéctate con ella por correo consuelo@espanolportugues.cl o por Facebook/CentroidiomasEP. Ella está disponible para contestar preguntas, intercambiar ideas y compartir experiencias con relación al aprendizaje de lenguas extranjeras.